siempre habrá nuevas voces o colectividades que denuncian injusticias y luchan por erradicarlas.

Los movimientos sociales y las organizaciones debemos ser conscientes de esto y reconocer las demandas o actores políticos que surjan.

La politización es un proceso de toma de conciencia constante en el que participamos todas las personas, movimientos o colectivos sin importar los años de experiencia que tengamos. Así como las dinámicas políticas, económicas y sociales cambian constantemente, también lo hacen la exclusión y marginación. Esto quiere decir que

Ahora, elige uno.

8._Diálogo_como_ejercicio_político.p

El quehacer político se basa más en la empatía y la solidaridad que en el manejo de teorías sociales o económicas.

La participación política es, en sí misma, una dinámica social permeada por estructuras de poder y, como tal, debe ser revisada crítica y activamente. La politización y la organización deben entenderse, entonces, como procesos de constante aprendizaje.

Nombrar este camino como uno de constante aprendizaje puede ser de gran importancia para que las personas que aún no nos hemos organizado, o que no nos identificamos como politizadas, decidamos sumarnos a los esfuerzos transformadores en nuestras comunidades.

Si bien estas últimas pueden fortalecer nuestras acciones, no determinan el nivel de compromiso que las personas tenemos con el bienestar de nuestras comunidades. Para las personas politizadas y organizadas esto supone la revisión crítica y constante de nuestro trayecto. Al hacerlo se garantiza que los movimientos sociales sigan siendo construcciones políticas vinculantes y no estructuras dogmáticas.

7._Memoria_histórica.png

Instituto 25A

10 avenida 2-18 zona 4
Ciudad de Guatemala, 01004


hola@i25a.gt